Francisco Monterde


03 feb 2017 / 07:44

Nació y murió en la Ciudad de México. Fue maestro (1941) y doctor en letras (1942) por la Universidad Nacional Autónoma de México. Perteneció al Seminario de Cultura Mexicana y dirigió la Academia Mexicana de la Lengua; participó también en la organización de varias asociaciones de escritores. Fue crítico y ensayista. Destacan, entre sus obras, El madrigal de Cetina y El secreto de la Escala (1918), Bibliografía del teatro en México (1933), La tragedia de Fernando de Calderón (1960). Participó activamente en los movimientos renovadores del teatro mexicano, como el Grupo de los Siete Autores Dramáticos y La Comedia Mexicana. Obra dramática: Cómo se doman las fieras, En la esquina, Fuera de concurso (1923), En el remolino (1923), La máquina maldita (1925), Viviré para ti (1925), La que volvió a la vida (1926), Oro negro (1927), Proteo (1931), La careta de cristal (1932), Presente involuntario (1957).



30 may 2016 / 16:23

Cultivó con discreta fortuna todos los géneros literarios. Su primer libro, Arcas de la Nueva España, se pierde en el incendio de una imprenta, hacia 1915; y dentro de la misma línea, El Madrigal de Cetina y El secreto de la Escala, aparece en 1918 con una “Prosa inicial” de Manuel Horta y hermosos dibujos de Jesús Chavarría. Ésta, que será la primera narración colonialista, imagina la composición del famoso “Madrigal” de los “ojos claros, serenos”, y fantasea acerca de la Escala espiritual para llegar al cielo, que se supone el primer libro impreso en México y nadie lo ha encontrado. En sus narraciones siguientes, Monterde alternó los temas de la vida inmediata con motivos históricos y variaciones ingeniosas como las de Fábulas sin moraleja y finales de cuentos (1942, con ilustraciones de Julio Prieto). Pero los asuntos coloniales y del mundo indígena volverán a su pluma en los relatos reunidos en El temor de Hernán Cortés y otras narraciones de la Nueva España (1943, con prólogo de Luis González Obregón) y, sobre todo en Cuaderno de estampas (1961) y en los dos tratamientos que hizo del señor indígena, el cinematográfico —que no llegó a realizarse—, Moctezuma, el de la silla de oro (1945, con excelentes ilustraciones de Julio Prieto) y el histórico narrativo, Moctezuma II, señor de Anáhuac (1947).

Como poeta, Francisco Monterde se inició con Itinerario contemplativo (1923) que narra en haikais —como entonces se decía— un viaje por Veracruz. El gracioso librito lleva al frente un “Elogio del buen haijin”, de José Juan Tablada, que expone los secretos de este arte sutil y da la bienvenida a Monterde entre sus cultivadores:

Saludemos, yo el primero,
con Lozano y Rubén Romero
y Mendoza y Gutiérrez Cruz,
al nuevo haijin y poeta
Monterde García Icazbalceta
que regresa de Veracruz.

Muchos años más tarde, en abril y mayo de 1962, Monterde viajó al Japón y, como lo relata J. M. González de Mendoza:

—por vez primera en la poesía mexicana, acaso en toda la de nuestra lengua—, ha compuesto in situ, frente a las perspectivas campestres que el Fujiyama hermosea, poemitas a la manera de Bashó y de Tohiyo: un heptasílabo entre dos pentasílabos sin encabezado. Concesión a nuestro concepto de la poesía es la asonancia en los dos versos menores. Esa composición se denomina haikú, aspirada la hache; si es la primera de una serie se llama hokkú; la serie es el haikai.

 

El libro en que nuestro autor recogió su conmovedora experiencia se llamaría: Netsuke, haikai de Francisco Monterde con ilustraciones de Hokusai, y lo editó A. Finisterre en 1962.

En 1947 Monterde publicó un extenso poema acerca de Chapultepec, con preliminar de Gabriel Méndez Plancarte, quien señala su “exactitud y finura, perspicacia de observador y de crítico, y agilidad de poeta”.

Como dramaturgo, perteneció al grupo llamado de los Siete Autores. Sus piezas más recordadas son Oro negro (1927), acerca de los petroleros, y Proteo (1931). Monterde fue durante muchos años crítico teatral y participó en la organización de la Agrupación de Críticos de Teatro de México, en 1950. Su obra más consistente y útil en este campo es la Bibliografía del teatro en México (1933), número 28 de las Monografías Bibliográficas Mexicanas, que promovió Genaro Estrada. Lleva un extenso prólogo de Rodolfo Usigli, y sigue siendo nuestra mejor guía en su materia.

Además de sus obras de creación, Monterde fue maestro de muchas generaciones y, sobre todo, uno de nuestros más honestos, sabios y ponderados críticos. Su obra de esta naturaleza está dedicada casi por completo a la literatura mexicana, de la que fue competente conocedor.

A raíz de una polémica suscitada por un artículo de Julio Jiménez Rueda, “El afeminamiento de la literatura mexicana” (El Universal, 20 de diciembre de 1924), Monterde reveló el vigor de la novela revolucionaria de Mariano Azuela, Los de abajo (1916), hasta entonces ignorada. Este señalamiento dio origen al reconocimiento de la importancia de las obras de Azuela y al nacimiento de un género novelístico: la novela de la Revolución (El descubrimiento de “Los de abajo por John E. Englekirk; En defensa de una obra y de una generación por Francisco Monterde, México, 1935).

En otros de sus estudios, le interesaron, de manera especial, las épocas y los escritores de transición, como Navarrete y Cuenca. Y escribió también fundamentales trabajos sobre Balbuena, Lizardi, Prieto, F. Calderón, Delgado, Gutiérrez Nájera, Díaz Mirón y el modernismo hispanoamericano, reunidos en Cultura mexicana. Aspectos literarios (1946). Escribió también una Historia de la literatura mexicana (1955, en un volumen junto con la Historia de la literatura española, por Guillermo Díaz Plaja). Su labor al frente de la Imprenta Universitaria, en sus primeros años, fue benemérita para nuestras letras, sobre todo por la iniciación de la valiosa Biblioteca del Estudiante Universitario, colección de literatura mexicana que en 1990 cuenta con 108 volúmenes.




MATERIAS RELACIONADAS



 
 


Francisco Monterde

1894
Ciudad de México
1985
Ciudad de México


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA

Institución (es):
Asociación de Escritores de México, A. C. (AEMAC)
Fecha de ingreso: 1978


Centro Mexicano de Escritores
Miembro del Consejo Literario

Premio Nacional de Ciencias, Letras y Artes
Fecha de ingreso: 1975
Fecha de egreso: 1975
Ganador en el campo de Lingüística y Literatura

Antena
Fecha de ingreso: 1924
Director

Anuario de Letras Revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México
Fecha de ingreso: 1962
Consejo de Redacción