Manuel Gustavo Revilla


Nació en 1863 y murió en 1924 en la Ciudad de México. Escritor, abogado y crítico de arte. Secretario y profesor de la Academia de San Carlos. Considerado como el primer historiador mexicano de las artes. Fue cónsul de México en varios países y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Última actualización: 26 de junio de 2013 a las 23:20

Manuel Gustavo Revilla nació en la Ciudad de México el 7 de enero de 1863. Hizo sus estudios en la capital y en 1887 se graduó como abogado, aunque no llegó a ejercer su profesión ya que se dedicó a la enseñanza y a las letras. Estas aficiones acaso le venían de su padre, Domingo Revilla, que había sido coetáneo y amigo de Manuel Payno, Guillermo Prieto, José María Roa Bárcena y Casimiro del Collado y colaborador de las revistas literarias del segundo tercio del siglo XIX. En atención a sus conocimientos artísticos, en 1892 fue nombrado profesor de historia del arte en la Academia de San Car­los, donde enseñará hasta 1902. En 1903 se le nombró secretario de la Academia y se le encargó, al mismo tiempo, en unión del profesor y pintor José Salomé Pina, la formación del catálogo razo­nado de las obras de la institución. Revilla terminó la sección de escultura y la parte moderna de la sección de pintura. Poco después, en 1905, ganó por oposición la plaza de profesor adjunto de lengua castellana en la Escuela Nacional Preparatoria, cátedra que ocupó como titular al fallecimiento del profesor Rafael Ángel de la Peña en 1906. Por estos años, Revilla fue cónsul de México en América Central y del Sur y en Europa. Después de la Revolución poco se sabe de su vida, aunque publicaba de cuando en cuando artículos periodísticos o algunos de sus libros.

El 11 de febrero de 1902 Manuel G. Revilla fue elegido miembro correspondiente de la Academia Mexicana, y de número en 1910, para ocupar la silla IX. En 1915 fue director interino de la Acade­mia y, desde 1917, censor. Murió, también en la Ciudad de México, el 16 de julio de 1924.

Su obra más importante la escribió Revilla a los treinta años, poco después de ocupar la cátedra de historia del arte en la Academia de San Carlos y por indicación de su director Román S. de Lascuráin: El arte en México en la época antigua y durante el gobierno virreinalManuel G. Revilla, El arte en México en la época antigua y durante el gobierno virreinal, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1893.. Antes de aquel estudio, sólo existían estudios parciales, espe­cialmente sobre la pintura colonial; de manera que el libro de Revilla puede ser considerado la primera historia de nuestras artes. Era también la primera en considerar como arte el de la época prehispánica en cuyos monumentos apreciaba "valientes rasgos de belleza". El arte colonial era para su autor sólo "una variante del genuinamente español". La obra estaba limitada por la perspectiva y las informaciones disponibles en su época y, pese a las limitaciones y errores que ahora podemos advertir, fue durante muchos años obra útil e indispensable. En 1923 la reeditó Revilla, con el título de El arte en MéxicoManuel G. Revilla, El arte en México, México, Librería de Porrúa Hermanos, 1923., añadién­dole abundantes notas y explicaciones para las ilustraciones.

Para concluir el ciclo que en su obra de 1893 se había interrum­pido en la Colonia, Revilla publicó un volumen de Biografías (Artistas) del siglo XIXManuel G. Revilla, Biografías (Artistas), México, Imprenta de Victoriano Agüeros (Biblioteca de Autores Mexicanos, 60), 1908., así como estudios sepa­rados de Santiago Rebull (Semanario Literario Ilustrado, México, abril de 1902) y de El paisajista don José María VelascoManuel G. Revilla, El paisajista don José María Velasco, México, Escuela Tipográfica Salesiana, 1912., aparecido este último el año mismo de la muerte del pintor y con una valoración muy sagaz del arte del paisajista que consideraba original y con varonil energía. "Su nota dominante —apuntaba Revilla— es lo grandioso del paisaje."

En el volumen En pro del casticismoManuel G. Revilla, En pro del casticismo, México, Andrés Botas e Hijo, 1917. coleccionó Revilla algunos de sus principales estudios gra­maticales y literarios, entre estos últimos, el discurso sobre "Los fundamentos del arte literario", de 1915 —que se diría una última carta jugada en defensa de la preceptiva tradicional— y estudios acerca de las obras de Cervantes Saavedra y de Roa Bárcena. El volumen concluye con la traducción del "Discurso sobre el estilo" de Buffon.




1. Manuel G. Revilla, El arte en México en la época antigua y durante el gobierno virreinal, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, 1893.

2. Manuel G. Revilla, El arte en México, México, Librería de Porrúa Hermanos, 1923.

3. Manuel G. Revilla, Biografías (Artistas), México, Imprenta de Victoriano Agüeros (Biblioteca de Autores Mexicanos, 60), 1908.

4. Manuel G. Revilla, El paisajista don José María Velasco, México, Escuela Tipográfica Salesiana, 1912.

5. Manuel G. Revilla, En pro del casticismo, México, Andrés Botas e Hijo, 1917.

Última actualización: 06 de enero de 2014 a las 10:50



 
 


Manuel Gustavo Revilla

07 de enero de 1863
Ciudad de México
16 de julio de 1924
Ciudad de México


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA