Juan José de Eguiara y Eguren


08 ene 2014 / 10:18

El padre Agustín Castro, a quienes conocemos como humanista, poeta y hombre universal, había trazado el plan para una historia de la literatura hispanoamericana que dejó en los comienzos. La tarea de inaugurar tales estudios estaba reservada a José de Eguiara y Eguren. Éste, con intención polémica comparable a la del joven Marcelino Menéndez y Pelayo cuando salió en defensa de la ciencia española, se enfrenta con el deán  alicantino Manuel Martí, quien se dejó decir que en América  —y singularmente citó a México— todo era ignorancia. Aunque Martí había recibido encargo de compaginar para la imprenta la Bibliotheca Hispana Vetus de Nicolás Antonio, no parece que se tomara el trabajo de consultar la Bliblioteca Hispana Nova del propio autor, cuyas constancias hubieran bastado para frenar su desatino aserto.

Eguiara y Eguren va a refutarlo. Hace traer de España una imprenta ad hoc. Emprende, en latín, su Bibliotheca Mexicana, nuestra primera bibliografía metódica, que para la descendencia de José Mariano Beristáin de Souza, Joaquín García Izcabalceta, Francisco del Paso y Troncoso, Andrade, León, Estrada, Teixidor, Valle, etc., e inicia los ensayos sobre la historia cultural de la Nueva España. En los prólogos o “anteloquia”, reseña las manifestaciones de la educación, las ciencias y las letras mexicanas, desde la época indígenaJuan José de Eguiara y Eguren, Prólogos a la Bibliotheca Mexicana. Nota preliminar por F. Gómez Orozco; versión española anotada con un estudio biográficoy la bibliografía del autor por A. Millares Carlo, ed. bilingüe, México, Fondo de Cultura Económica, 1994. . Hay en sus páginas una exaltación que lo lleva a exagerar el elogio; pero la base documental es valiosísima y el espíritu de la obra es ya nacional.



1. Juan José de Eguiara y Eguren, Prólogos a la Bibliotheca Mexicana. Nota preliminar por F. Gómez Orozco; versión española anotada con un estudio biográfico y la bibliografía del autor por A. Millares Carlo, ed. bilingüe, México, Fondo de Cultura Económica, 1994. 



08 ene 2014 / 10:18

El padre Agustín Castro, a quienes conocemos como humanista, poeta y hombre universal, había trazado el plan para una historia de la literatura hispanoamericana que dejó en los comienzos. La tarea de inaugurar tales estudios estaba reservada a José de Eguiara y Eguren. Éste, con intención polémica comparable a la del joven Marcelino Menéndez y Pelayo cuando salió en defensa de la ciencia española, se enfrenta con el deán  alicantino Manuel Martí, quien se dejó decir que en América  —y singularmente citó a México— todo era ignorancia. Aunque Martí había recibido encargo de compaginar para la imprenta la Bibliotheca Hispana Vetus de Nicolás Antonio, no parece que se tomara el trabajo de consultar la Bliblioteca Hispana Nova del propio autor, cuyas constancias hubieran bastado para frenar su desatino aserto.

Eguiara y Eguren va a refutarlo. Hace traer de España una imprenta ad hoc. Emprende, en latín, su Bibliotheca Mexicana, nuestra primera bibliografía metódica, que para la descendencia de José Mariano Beristáin de Souza, Joaquín García Izcabalceta, Francisco del Paso y Troncoso, Andrade, León, Estrada, Teixidor, Valle, etc., e inicia los ensayos sobre la historia cultural de la Nueva España. En los prólogos o “anteloquia”, reseña las manifestaciones de la educación, las ciencias y las letras mexicanas, desde la época indígenaJuan José de Eguiara y Eguren, Prólogos a la Bibliotheca Mexicana. Nota preliminar por F. Gómez Orozco; versión española anotada con un estudio biográficoy la bibliografía del autor por A. Millares Carlo, ed. bilingüe, México, Fondo de Cultura Económica, 1994. . Hay en sus páginas una exaltación que lo lleva a exagerar el elogio; pero la base documental es valiosísima y el espíritu de la obra es ya nacional.



1. Juan José de Eguiara y Eguren, Prólogos a la Bibliotheca Mexicana. Nota preliminar por F. Gómez Orozco; versión española anotada con un estudio biográfico y la bibliografía del autor por A. Millares Carlo, ed. bilingüe, México, Fondo de Cultura Económica, 1994. 



04 feb 2014 / 10:18

Conocida es la causa que determinó a Juan José de Eguiara y Eguren a emprender la redacción de su Bibliotheca MexicanaJuan José de Eguiara y Eguren, Bibliotheca Mexicana sive eruditorum historia virorum… Tomus Primus, Exhibens Litteras A B C, Mexici, Ex Typographia in Aedibus Authoris editioni ejusdem Bibliotheca destinata, MDCCLV. Agustín Millares Cario tradujo al castellano los Prólogos a la Biblioteca Mexicana, México, FCE, 1944, con notas, un estudio biográfico y la bibliografía de Eguiara.. Un día cayeron en sus manos las Cartas latinas o Epistolarium libri XII del deán de la iglesia de Alicante, Manuel MartíManuel Martí [Cartas latinas], Epistolarum libri XII: Accedit de animo affectionibus líber, Mantuae Carpentanorum, apud Joannem  Stunicam, 1735., y descubrió, "no sin indignación y cólera"Prólogos a la Biblioteca Mexicana, op. cit., p. 56., que su autor ponía en duda la capacidad de los hispanoamericanos para el cultivo del espíritu mediante el estudio, y negaba con énfasis que existieran maestros y centros culturales en el Nuevo Mundo, donde sólo se encuentra, según Martí, "horrenda soledad... en punto a letras"Idem.. "Para vindicar de injuria tan tremenda y atroz a nuestra patria y a nuestro pueblo"Ibid., p. 58., dice Eguiara, ocurriósele componer una Biblioteca Mexicana que diera noticia de los españoles e hispanoamericanos que en la América septentrional se hubiesen distinguido en las tareas que él llamaba literarias. Para imprimir su trabajo hizo traer de España un equipo de imprenta que montó en la Ciudad de México, y de allí salió, en 1755, el tomo primero y único de su ambiciosa obra que contiene 782 fichas de personas e instituciones culturales de la Nueva EspañaYa en 1747, Eguiara y Eguren, con el auxilio de algunos de sus discípulos, había logrado reunir datos acerca de dos mil escritores, y en sus últimos manuscritos, dejó dispuesto su catálogo hasta la letra J. No logró publicar, sin embargo, sino el tomo primero que comprende las letras A, B y C. La Universidad de Texas, actual poseedora del manuscrito inédito del resto de la obra de Eguiara, prepara una edición de él.. Este catálogo tiene, al lado de sus méritos evidentes, no pocas arbitrariedades que hacen difícil su aprovechamiento. La obra está escrita en latín y aparecen traducidos a esa lengua no sólo los nombres de sus autores sino también los títulos de sus obras. "¿Quién que no esté algo versado en nuestra literatura —se preguntaba con razón García Icazbalceta— ha de conocer, por ejemplo, la Grandeza Mexicana bajo el disfraz de Magnalia Mexicea Baccalauri Bernardi de Balbuena?"Joaquín García Icazbalceta, «Las 'Bibliotecas' de Eguiara y Beristáin», Obras, vol. II, Opúsculos varios, II, México, Imp. de Victoriano Agüeros, México, p. 131. Por otra parte, Eguiara dispuso su catálogo, como era tradición, por los nombres de pila de los autores, en lugar de disponerlo por sus apellidos, circunstancia que añade una dificultad más a la consulta de su obra. Pero, afortunadamente, el autor de la Bibliotheca Mexicana pensó que, dadas las circunstancias en que aparecía su trabajo, necesitaba de algunas explicaciones preliminares y puso al frente de él un extenso prólogo, o Anteloquia, dividido en veinte partes. Impulsado por su propósito de refutar las opiniones del deán Martí, Eguiara acabó por escribir una brillante apología de la cultura mexicana desde la época prehispánica hasta sus días. En la mayor parte de este prólogo, su autor acopia los testimonios que, sobre diversos aspectos de nuestra cultura, habían emitido un número considerable de escritores de todas las nacionalidades, pero, al mismo tiempo, va trazando el esbozo de una historia crítica de la cultura mexicana llena de valiosos datos y de juicios, si muchas veces exaltados por el mismo ardor panegirista, reveladores del surgimiento de una conciencia nacional que sabía defender los fueros de la cultura propia.




1. Juan José de Eguiara y Eguren, Bibliotheca Mexicana sive eruditorum historia virorum… Tomus Primus, Exhibens Litteras A B C, Mexici, Ex Typographia in Aedibus Authoris editioni ejusdem Bibliotheca destinata, MDCCLV. Agustín Millares Cario tradujo al castellano los Prólogos a la Biblioteca Mexicana, México, FCE, 1944, con notas, un estudio biográfico y la bibliografía de Eguiara.

2. Manuel Martí [Cartas latinas], Epistolarum libri XII: Accedit de animo affectionibus líber, Mantuae Carpentanorum, apud Joannem Stunicam, 1735.

3. Prólogos a la Biblioteca Mexicana, op. cit., p. 56.

4. Idem.

5. Ibid., p. 58.

6. Ya en 1747, Eguiara y Eguren, con el auxilio de algunos de sus discípulos, había logrado reunir datos acerca de dos mil escritores, y en sus últimos manuscritos, dejó dispuesto su catálogo hasta la letra J. No logró publicar, sin embargo, sino el tomo primero que comprende las letras A, B y C. La Universidad de Texas, actual poseedora del manuscrito inédito del resto de la obra de Eguiara, prepara una edición de él.

7. Joaquín García Icazbalceta, "Las 'Bibliotecas' de Eguiara y Beristáin", Obras, vol. II, Opúsculos varios, II, México, Imp. de Victoriano Agüeros, México, p. 131.



04 feb 2014 / 10:18

Conocida es la causa que determinó a Juan José de Eguiara y Eguren a emprender la redacción de su Bibliotheca MexicanaJuan José de Eguiara y Eguren, Bibliotheca Mexicana sive eruditorum historia virorum… Tomus Primus, Exhibens Litteras A B C, Mexici, Ex Typographia in Aedibus Authoris editioni ejusdem Bibliotheca destinata, MDCCLV. Agustín Millares Cario tradujo al castellano los Prólogos a la Biblioteca Mexicana, México, FCE, 1944, con notas, un estudio biográfico y la bibliografía de Eguiara.. Un día cayeron en sus manos las Cartas latinas o Epistolarium libri XII del deán de la iglesia de Alicante, Manuel MartíManuel Martí [Cartas latinas], Epistolarum libri XII: Accedit de animo affectionibus líber, Mantuae Carpentanorum, apud Joannem  Stunicam, 1735., y descubrió, "no sin indignación y cólera"Prólogos a la Biblioteca Mexicana, op. cit., p. 56., que su autor ponía en duda la capacidad de los hispanoamericanos para el cultivo del espíritu mediante el estudio, y negaba con énfasis que existieran maestros y centros culturales en el Nuevo Mundo, donde sólo se encuentra, según Martí, "horrenda soledad... en punto a letras"Idem.. "Para vindicar de injuria tan tremenda y atroz a nuestra patria y a nuestro pueblo"Ibid., p. 58., dice Eguiara, ocurriósele componer una Biblioteca Mexicana que diera noticia de los españoles e hispanoamericanos que en la América septentrional se hubiesen distinguido en las tareas que él llamaba literarias. Para imprimir su trabajo hizo traer de España un equipo de imprenta que montó en la Ciudad de México, y de allí salió, en 1755, el tomo primero y único de su ambiciosa obra que contiene 782 fichas de personas e instituciones culturales de la Nueva EspañaYa en 1747, Eguiara y Eguren, con el auxilio de algunos de sus discípulos, había logrado reunir datos acerca de dos mil escritores, y en sus últimos manuscritos, dejó dispuesto su catálogo hasta la letra J. No logró publicar, sin embargo, sino el tomo primero que comprende las letras A, B y C. La Universidad de Texas, actual poseedora del manuscrito inédito del resto de la obra de Eguiara, prepara una edición de él.. Este catálogo tiene, al lado de sus méritos evidentes, no pocas arbitrariedades que hacen difícil su aprovechamiento. La obra está escrita en latín y aparecen traducidos a esa lengua no sólo los nombres de sus autores sino también los títulos de sus obras. "¿Quién que no esté algo versado en nuestra literatura —se preguntaba con razón García Icazbalceta— ha de conocer, por ejemplo, la Grandeza Mexicana bajo el disfraz de Magnalia Mexicea Baccalauri Bernardi de Balbuena?"Joaquín García Icazbalceta, «Las 'Bibliotecas' de Eguiara y Beristáin», Obras, vol. II, Opúsculos varios, II, México, Imp. de Victoriano Agüeros, México, p. 131. Por otra parte, Eguiara dispuso su catálogo, como era tradición, por los nombres de pila de los autores, en lugar de disponerlo por sus apellidos, circunstancia que añade una dificultad más a la consulta de su obra. Pero, afortunadamente, el autor de la Bibliotheca Mexicana pensó que, dadas las circunstancias en que aparecía su trabajo, necesitaba de algunas explicaciones preliminares y puso al frente de él un extenso prólogo, o Anteloquia, dividido en veinte partes. Impulsado por su propósito de refutar las opiniones del deán Martí, Eguiara acabó por escribir una brillante apología de la cultura mexicana desde la época prehispánica hasta sus días. En la mayor parte de este prólogo, su autor acopia los testimonios que, sobre diversos aspectos de nuestra cultura, habían emitido un número considerable de escritores de todas las nacionalidades, pero, al mismo tiempo, va trazando el esbozo de una historia crítica de la cultura mexicana llena de valiosos datos y de juicios, si muchas veces exaltados por el mismo ardor panegirista, reveladores del surgimiento de una conciencia nacional que sabía defender los fueros de la cultura propia.




1. Juan José de Eguiara y Eguren, Bibliotheca Mexicana sive eruditorum historia virorum… Tomus Primus, Exhibens Litteras A B C, Mexici, Ex Typographia in Aedibus Authoris editioni ejusdem Bibliotheca destinata, MDCCLV. Agustín Millares Cario tradujo al castellano los Prólogos a la Biblioteca Mexicana, México, FCE, 1944, con notas, un estudio biográfico y la bibliografía de Eguiara.

2. Manuel Martí [Cartas latinas], Epistolarum libri XII: Accedit de animo affectionibus líber, Mantuae Carpentanorum, apud Joannem Stunicam, 1735.

3. Prólogos a la Biblioteca Mexicana, op. cit., p. 56.

4. Idem.

5. Ibid., p. 58.

6. Ya en 1747, Eguiara y Eguren, con el auxilio de algunos de sus discípulos, había logrado reunir datos acerca de dos mil escritores, y en sus últimos manuscritos, dejó dispuesto su catálogo hasta la letra J. No logró publicar, sin embargo, sino el tomo primero que comprende las letras A, B y C. La Universidad de Texas, actual poseedora del manuscrito inédito del resto de la obra de Eguiara, prepara una edición de él.

7. Joaquín García Icazbalceta, "Las 'Bibliotecas' de Eguiara y Beristáin", Obras, vol. II, Opúsculos varios, II, México, Imp. de Victoriano Agüeros, México, p. 131.




MATERIAS RELACIONADAS



 
 


Juan José de Eguiara y Eguren

Investigador
1696
Ciudad de México
1763
Ciudad de México

Obra en dominio público

OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA