La fiesta de las reliquias



1"Se trataba de 214 reliquias: 11 de apóstoles y evangelistas, 57 de mártires, 14 de doctores de la Iglesia, 24 de confesores, 27 de santas y, las más preciosas, una espina de la corona de Cristo y un trozo de lignum crucis…” (Carta del Padre Pedro de Morales, 1579, ed. B. Mariscal, México, El Colegio de México, 2000, p. xx).

2Ibid., pp. xxv-xxvi.

3Se sabe, por ejemplo, que Fernán González de Eslava participó con una glosa “A un verso dificultoso: Espina que en la cabeça”, composición que no fue premiada (Margit Frenk, Villancicos, romances, ensaladas y otras canciones devotas México, El Colegio de México, 1986, pp. 334 y 413-414). Según consigna Beatriz Mariscal (op. cit., p. xxvii) en el Cancionero de jesuitas, manuscrito recopilado en el último cuarto del siglo XVI, aparecen copiadas las cuatro glosas al mismo verso, que el padre Morales no incluyó.

4Cf. supra, pp. 20-21, las anécdotas al respecto de Fernán González de Eslava y de Bernardo de Balbuena.

5Op. cit., p. 50.

6Como se verá más adelante con certámenes como el Triunfo parténico y el Festivo aparato, tal parece que el poeta como letrado socialmente valorado y admirado es más bien una figura del barroco siglo XVII: en los certámenes de este siglo ya son muy escasas las composiciones anónimas.

| .. -->

En noviembre de 1578, la Compañía de Jesús organizó una de las fiestas públicas más notables del siglo XVI novohispano. El motivo fue la llegada de un conjunto de reliquias,“Se trataba de 214 reliquias: 11 de apóstoles y evangelistas, 57 de mártires, 14 de doctores de la Iglesia, 24 de confesores, 27 de santas y, las más preciosas, una espina de la corona de Cristo y un trozo de lignum crucis…” (Carta del Padre Pedro de Morales, 1579, ed. B. Mariscal, México, El Colegio de México, 2000, p. xx). enviadas por Gregorio XIII a México, bajo la custodia de los jesuitas. Como era lo usual, para esta celebración se mandó construir arcos triunfales y se convocó a un certamen poético:

No es exagerado decir que la poesía fue la reina de la fiesta de las reliquias: todo se inició con la proclamación del certamen poético a la vez que el punto culminante de la celebración fue la representación de la “Tragedia” [El triunfo de los santos] en cinco actos. Cuatro tardes de la octava fueron dedicadas a la representación de coloquios en cada uno de los colegios jesuitas: San Gregorio, San Bernardo, San Miguel y San Pedro y San Pablo. La premiación de los certámenes poéticos incluyó la recitación de tercetos compuestos para encomiar los particulares “méritos y talentos” de las piezas ganadoras, por un estudiante “vestido ricamente como paranimpho (al modo que en la insigne Universidad de Alcalá de Henares se usa)” y un coloquio en el que la Poesía y la Oratoria aparecen junto con la Honra, el Interés, la Justicia y la Religión.Ibid., pp. xxv-xxvi.

Todas las noticias sobre esta fiesta y su justa literaria se conservan en la Carta del Padre Pedro de Morales de la Compañía de Jesús. Para el muy reverendo Padre Everardo Mercuriano, General de la misma Compañía. En que se da relación de la festividad que en esta insigne Ciudad de México se hizo este año de setenta y ocho, en la colocación de las santas Reliquias que nuestro muy Santo Padre Gregorio XIII les envió (México, Antonio Ricardo, 1579). Este escrito es una detallada relación del acontecimiento, escrita por Pedro Morales, maestro de teología moral y derecho canónico del Colegio de San Pedro y San Pablo, para –como lo indica el largo título– informar al General de la Compañía sobre la llegada y recibimiento de las reliquias.

Se sabe que la justa constó de cinco certámenes, esto es, cinco concursos diferenciados por los temas a tratar (todos relacionados con el gran tema de las reliquias) y por las formas métricas a seguir. El padre Morales no consigna los nombres de los poetas ganadores de los certámenes,Se sabe, por ejemplo, que Fernán González de Eslava participó con una glosa “A un verso dificultoso: Espina que en la cabeça”, composición que no fue premiada (Margit Frenk, Villancicos, romances, ensaladas…, ed. cit., pp. 334 y 413-414). Según consigna Beatriz Mariscal (op. cit., p. xxvii) en el Cancionero de jesuitas, manuscrito recopilado en el último cuarto del siglo XVI, aparecen copiadas las cuatro glosas al mismo verso, que el padre Morales no incluyó.pero sí traslada algunas de la composiciones ganadoras. Las hay en castellano, latín y toscano, todas de temas religiosos, en metros y formas tradicionales (villancicos, romances, ensaladas y glosas) o bien a la manera italianizante (canciones, sonetos, liras, octavas reales). En estos certámenes del siglo XVI predomina el anonimato: a pesar de la evidente abundancia de poetas,Cf. supra, pp. 20-21, las anécdotas al respecto de Fernán González de Eslava y de Bernardo de Balbuena. sobre el autor se privilegia la poesía en sí, marcada más por un afán reiterativo y celebratorio que creativo, una poesía que, como acertadamente señala Margit Frenk, “tiene mucho de arte colectivo”:

Los poemas se componían con arreglo a determinadas tradiciones preestablecidas, a ciertas “maneras de poetizar” ya consagradas. Cada “tradición” o “escuela” poética tenía su repertorio de formas métricas, de temas y motivos, de imágenes y metáforas, de recursos estilísticos. Cada nuevo poema constituía una recreación a base de elementos bien conocidos.Op. cit., p. 50.

 

Es por esto que al relator (en este caso, el padre Morales) poco le interesa dar testimonio de los nombres de los autores, quienes quizás únicamente durante las premiaciones verían singularizado y reconocido su trabajo.Como se verá más adelante con certámenes como el Triunfo parténico y el Festivo aparato, tal parece que el poeta como letrado socialmente valorado y admirado es más bien una figura del barroco siglo XVII: en los certámenes de este siglo ya son muy escasas las composiciones anónimas.

Es muy probable que a este certamen haya acudido un gran número de poetas, tanto consagrados como principiantes (fundamentalmente estudiantes de los colegios jesuitas).



1"Se trataba de 214 reliquias: 11 de apóstoles y evangelistas, 57 de mártires, 14 de doctores de la Iglesia, 24 de confesores, 27 de santas y, las más preciosas, una espina de la corona de Cristo y un trozo de lignum crucis…” (Carta del Padre Pedro de Morales, 1579, ed. B. Mariscal, México, El Colegio de México, 2000, p. xx).

2Ibid., pp. xxv-xxvi.

3Se sabe, por ejemplo, que Fernán González de Eslava participó con una glosa “A un verso dificultoso: Espina que en la cabeça”, composición que no fue premiada (Margit Frenk, Villancicos, romances, ensaladas y otras canciones devotas México, El Colegio de México, 1986, pp. 334 y 413-414). Según consigna Beatriz Mariscal (op. cit., p. xxvii) en el Cancionero de jesuitas, manuscrito recopilado en el último cuarto del siglo XVI, aparecen copiadas las cuatro glosas al mismo verso, que el padre Morales no incluyó.

4Cf. supra, pp. 20-21, las anécdotas al respecto de Fernán González de Eslava y de Bernardo de Balbuena.

5Op. cit., p. 50.

6Como se verá más adelante con certámenes como el Triunfo parténico y el Festivo aparato, tal parece que el poeta como letrado socialmente valorado y admirado es más bien una figura del barroco siglo XVII: en los certámenes de este siglo ya son muy escasas las composiciones anónimas.



* El texto de esta contraportada corresponde a la edición de 1578. La Enciclopedia de la Literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en él.




MATERIAS RELACIONADAS

OBRAS RELACIONADAS TEMÁTICA O FORMALMENTE

  • Túmulo imperial a las exequias del invictísimo Carlos V
    Poesía -
    México
    1560
    El día de san Andrés de 1559 se celebraron en la capilla de San José de los Naturales las exequias en honor al emperador Carlos V. Se erigió un túmulo muy suntuoso:   Durante los tres meses que tardó la edificación de ese monumento luctuoso, intervienen en el proyecto las más diversas personalidades de la colonia: el arquitecto Claudio de Arciniega, autor de la traza original del conjunto; el regidor —Bernardino de Albornoz, alcaide  las ataranzas y encargado...
  • Relación historiada de las exequias funerales de la majestad del rey don Filipo II, nuestro señor
    Ribera Flores, Dionisio
    Poesía -
    México
    1599
    Relación de los festejos ofrecidos por el tribunal del Santo Oficio a la muerte de Felipe II  (1599). El autor es Dionisio de Ribera Flores , de quien dice Jerónimo de Herrera en el “Prólogo”: Entre los que más han florecido en nuestros tiempos con felice ingenio y todo género de buenas letras, es uno el doctor Dionisio de Ribera Flórez, canónigo de la catedral de México, consultor del Santo Officio desta Nueva España, a quien el licenciado don Alonso de Peralta,...

Lugar de edición: Nueva España
Editorial:
Año de edición: 1578
Categoría(s):
Poesía - Libros individuales

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA