José Guadalupe de Anda


Nació en San Juan de los Lagos, Jalisco, en 1880 y murió en la Ciudad de México en 1950. Se incorporó a la Revolución en 1914. Fue diputado y senador. Su producción literaria giró en torno a la llamada "novela de la guerra cristera".


Notas: Mariano Azuela y Ermilio Abreu consideraron algunas de sus obras entre las más importantes de su época.

Última actualización: 04 de octubre de 2013 a las 14:21

En Los cristeros. La guerra santa en Los Altos (1937; 2a. ed. con prólogo de Octavio G. Barreda, 1941), JOSÉ GUADALUPE DE ANDA (1880-1950) ofrece una visión más verosímil y humana de la Cristiada. De Anda conocía bien a sus paisanos, a los móviles que los determinaban y a la desolación que sufrían sus pueblos con aquella lucha:

Los ranchos se despueblan a gran prisa, agitada la gente por la intensa propaganda de beatos y liguistas, curas y sacristanes, que no se dan reposo ya avivando el fanatismo ancestral de aquellos hombres, ya reviviendo su fama de valientes y matones, ya emulando la fanfarronería de su limpia sangre criolla, o estimulando su ingenua credulidad con promesas ultraterrenas. [“La brigada de Santa Juana de Arco”, en Los cristeros.]

Y, al mismo tiempo, ve con objetividad la brutalidad de la persecución:

Así no se sofoca la rebelión, Ranilla. Lo que están haciendo algunos malos elementos militares y muchas autoridades venales, es fomentar más la revuelta con sus atropellos y desmanes. Porque por cada campesino pacífico que cuelgan, muchos que permanecían tranquilos labrando sus tierras, se levantan ante el temor de que les pueda pasar a ellos lo mismo. [“La matanza de Palo Blanco”, en Los cristeros.]

Las crueldades de uno y otro bando se alternan en la novela de De Anda para lamentar aquella barbarie desatada. Cuando el gobierno callista se da cuenta de la imposibilidad de combatir la revuelta en Los Altos, con una población en su mayoría dispersa en rancherías, se ordena la reconcentración de todos los pobladores de éstas en los pueblos. Largas caravanas de rancheros hambrientos se amontonan en las calles de los pueblos que los reciben con desconfianza y explotan su miseria.

Y dos capítulos antes, en “El asalto al tren en Ojo Largo”, describe De Anda el sonado asalto al tren de Guadalajara a México, capitaneado por “los tres curas rebeldes: Angulo, Vega y Palacios [¿Pedroza?]” (p.223) —y por Victoriano Ramírez, el Catorce—, asalto en el que 1500 hombres se apoderan de una remesa de 200 000 pesos, acuchillan a toda la escolta y prenden fuego a los coches con gran mortandad de pasajeros. Este mismo asalto, ocurrido la noche del 19 de abril de 1927, en el kilómetro 162 al norte de La Barca, es descrito en Héctor, de Jorge Gram, como una acción heróica cuyo objetivo principal fue el de apoderarse de un considerable envío de parque. “Uno de los pasajeros perdió la razón al ver morir a sus cinco hijos y a su suegro, y al contemplar a su madre atravesada por las balas” (A. Taracena, La verdadera Revolución Mexicana. Décima segunda etapa (1926-1927), México, Jus, 1963, p.187).

LOS BRAGADOS

José Guadalupe de Anda escribió poco después de Los cristeros, Los bragados (1942), en la que reaparecen personajes de su primera novela para narrar: “las fechorías, robos, asesinatos, mutilaciones y estupros a que se entrega una pandilla de fanáticos cristeros —los bragados— después de que la alta jerarquía católica aceptó la paz” (Manuel Pedro González, Trayectoria de la novela en México, México, Botas, 1951, p. 305).

Y en 1943 publicó Juan del riel, novela que narra con simpatía la vida de los ferrocarrileros, en la época de las compañías extranjeras, durante la Revolución y en la nacionalización y conquista de los derechos obreros, recientes en los años en que De Anda escribe ésta, su última novela.

Última actualización: 11 de diciembre de 2014 a las 14:00



 
 


José Guadalupe de Anda

1880
San Juan de los Lagos, Jalisco
1950
Ciudad de México

Obra en dominio público
Puede incluir obras con registro de perpetuidad

Derecho de autormostrar

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Ley Federal del Derecho de Autor de 1947 (20 años)

Ley Federal del Derecho de Autor de 1956 (25 años)

Ley Federal del Derecho de Autor de 1963 (30 años)


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA