Enciclopedia de la Literatura en México

Roberto Argüelles Bringas

José Luis Martínez 1995 / 31 jul 2017 16:20

Si sus contemporáneos confiaron en que Roberto Argüelles Bringas llegara a ser el poeta del porvenir, ¿vieron cumplido su vaticinio? El principal escrúpulo para dar respuesta sería el escaso conocimiento de su obra, que permaneció dispersa hasta hace pocos años. Además de sus composiciones juveniles de la época de la Revista Moderna, sólo se conocían cinco poemas y se sabía de algunos más extraviados en revistas fugaces, de la época del Ateneo y en Nosotros (1912-1914). Finalmente Serge I. Zaïtzeff publicó, en 1975, Fuerza y dolor,  una antología de la obra de Argüelles Bringas, y años más tarde el mismo investigador reunió su poesía completa en Lira ruda (1986).

 

Los poemas de Argüelles Bringas se mantienen dentro de la estética diazmironiana y muestran tal lucha con las palabras, tal fuerza ahogando a la fuerza —como apuntó un crítico—, tal preocupación por los recursos poéticos heróicos —la sintaxis violenta, las aliteraciones (“La sombra trémola triunfal oriflama...”), las audacias rítmicas y expresivas— que inspiran fácilmente la creencia de que sus obras posteriores, que nunca llegaron, mostrarían al poeta vencedor de sus rigores y ya no patético en la expresión de su drama, fuerza y dolor, sino poético. 

Nació en el seno de una familia de rancio abolengo, en una hacienda perteneciente al actual municipio de Orizaba. Fue enviado por sus padres al Seminario de Puebla, pero no permaneció en él por mucho tiempo, convencido de que carecía de vocación para portar el hábito. También abandonó rápidamente la Escuela de Agricultura de Merced de las Huertas, cerca del Distrito Federal. Como lo que le atraía de verdad era el mar, ingresó como cadete en la escuela náutica de Campeche y sin duda hubiera pasado su vida en la Marina, si no hubiera participado en una frustrada tentativa de rebeldía contra el gobierno de Porfirio Díaz, a consecuencia de la cual fue expulsado de la escuela. A partir de 1900 se radica en la Ciudad de México, en la que vivirá hasta su muerte. Invitado por Justo Sierra, trabajó con José Juan Tablada, Manuel de la Parra y Abel Salazar en la sección de archivo y Biblioteca de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. A partir de su traslado a la capital inicia la que sería su principal actividad: la literatura. Desde el mismo año de 1900 y hasta 1910 publica poemas en El Mundo Ilustrado, y de 1902 a 1911 en la Revista Moderna y en Savia Moderna.

Durante la Revolución desempeñó el cargo de secretario de la prefectura de Mixcoac. En 1909 ingresó en el Ateneo de la Juventud. En 1910 publicó un trabajo sobre Cuahtémoc en los Anales del Museo de Historia, Antropología y Etnología. A partir del 31 de agosto de 1914 ocupó el cargo de secretario del mismo museo. En ese puesto lo sorprendió la muerte el 1 de noviembre de 1915, a raíz de una fiebre tifoidea. Durante los años de 1912 a 1915 había publicado además varios poemas en distintas revistas: Nosotros, Cronos, Revista de Revistas, La Nación y México; aunque la mayor parte de su producción poética fue publicada de manera póstuma, bajo el título de Lira ruda.

Instituciones, distinciones o publicaciones


Savia Moderna. Revista mensual de arte
Fecha de ingreso: 01 de marzo de 1906
Fecha de egreso: 01 de mayo de 1906
Redactor

Savia Moderna. Revista mensual de arte
Fecha de ingreso: 01 de marzo de 1906
Fecha de egreso: 01 de mayo de 1906
Jefe de redacción